Cómo configurar privacidad y eliminar publicidad en tu móvil

Todas las aplicaciones que vemos en el menú Privacidad salvo Actividad física, muestran qué otras aplicaciones han solicitado acceso a ellas, y podremos denegar el acceso a las que queramos. En el caso de Localización, como vimos anteriormente en los ajustes de Privacidad > Localización, permite una configuración más detallada.

Actividad física

En Actividad física podemos activar el Seguimiento deportivo. Esta característica se introdujo en el iPhone 5S y también la incorporan todos los modelos sucesivos, ya que es una función exclusiva de los modelos de 64 bits; usan el coprocesador matemático para monitorizar de forma ininterrumpida los datos registrados por el giroscopio, la brújula y el acelerómetro (en los iPhone 6/Plus, 6S/6S Plus, también el barómetro) y así liberar de esa carga al procesador principal. Una vez activado el seguimiento deportivo, el iPhone contará automáticamente los pasos que demos, y en el caso de los modelos con barómetro también el número de pisos subidos (o su altura equivalente). No hace falta que llevemos el iPhone en la mano para que se haga el conteo de pasos; con llevarlo en un bolsillo, en la cazadora o en un bolso los sensores harán su trabajo de forma muy precisa. Toda esta información se recopilará en tiempo real en la aplicación Salud, aunque también podemos instalar aplicaciones de terceros especializadas en este sector que nos darán informes más completos o personalizados a nuestros gustos.

La duración de la batería apenas se ve mermada con el seguimiento deportivo activado, pero si es una función que no vamos a usar, podemos desactivarla.

En diagnóstico y uso se puede activar, si lo deseamos, el envío automático de información de nuestro dispositivo a Apple de forma transparente para ayudarles a mejorar sus productos, mensajes de error, diagnóstico, etc. así como compartir esa información con los desarrolladores.

Cómo quitar publicidad en iOS y Android

Por último, podemos limitar el seguimiento en Publicidad. Si lo activamos, filtraremos una parte importante de los anuncios que aparecen al ejecutar aplicaciones en nuestro iPhone. No desaparecerán del todo, pero sí se reducirá la cantidad. Esto lo notaremos sobre todo si tenemos instaladas aplicaciones gratuitas, ya que éstas suelen financiarse a cambio de mostrar anuncios en la pantalla. Además de resultar molestos, consumen datos en Internet, cosa que notaremos cuando no estemos conectados a una red Wi-Fi. Como curiosidad, algunas aplicaciones dejarán de mostrarnos publicidad si desactivamos la conexión a Internet. Si quieres ir más allá en la eliminación de la publicidad en tu iphone, aquí tienes más soluciones para quitar publicidad en el móvil. Incluso si tienes un Android, también hay alternativas para ti.

iCloud: Configuración de la cuenta

iCloud nos muestra los datos de configuración de nuestra cuenta en iCloud y qué aplicaciones usan iCloud para guardar sus datos. Es recomendable hacer copias de seguridad de nuestro dispositivo de forma periódica; podemos hacerla a través de iTunes o en iCloud. Hacer las copias en iCloud tiene sus ventajas: no tenemos que estar pendientes de conectar el iPhone al ordenador y de hacer la copia manualmente en iTunes; seamos sinceros, nadie se acuerda de hacerlo a no ser que sincronicemos contenido habitualmente. Otra ventaja adicional es que la copia se hará de forma automática en iCloud cada vez que dejemos el iPhone enchufado a la red eléctrica y conectado a una red Wi-Fi, así no nos preocuparemos por nada. Un inconveniente importante es que nos podemos encontrar con que no tengamos espacio suficiente en iCloud, sobre todo si tenemos una cantidad importante de fotografías y vídeos en el teléfono ya que Apple sólo da 5 GB en su modalidad gratuita.

Aplicaciones como WhatsApp con el tiempo acaban ocupando muchísimo espacio también debido al alto contenido multimedia que intercambiamos. Si aun así queremos hacer la copia de seguridad en iCloud, para evitar esto tenemos dos opciones: pagar por una cuota mensual para obtener más espacio en iCloud, o hacer copia sólo de lo imprescindible, apoyándonos en una copia completa adicional en iTunes que, por seguridad y tranquilidad tendremos que hacer como mucho una vez al mes. Si queremos olvidarnos de configuraciones y de preocupaciones
de si estaremos salvando toda la información, la mejor opción es pasar por caja y pagar para obtener espacio adicional. Si vamos a optar por adquirir más espacio en iCloud, pulsamos sobre Almacenamiento y después sobre Gestionar almacenamiento. Aquí se nos dará opción a comprar más espacio si lo necesitamos.

En la parte superior veremos cuántos dispositivos tenemos enlazados a nuestra cuenta de iCloud y cuánta capacidad consume cada uno de ellos. Para personalizar nuestras copias de seguridad en iCloud y ver qué respaldamos y qué no, si entramos en el dispositivo actual (iPhone en este caso), podemos seleccionar qué aplicaciones querremos que se guarden en la próxima copia y cuáles no. Si pulsamos sobre Mostrar todas ¡as aplicaciones y nos desplazamos hasta el final de la pantalla podremos borrar la copia o las copias que haya hechas, liberando así ese espacio que ocupan.

Si entramos en el otro dispositivo, o en los demás que tengamos activados, lo único que podremos hacer será eliminar la copia. Para seleccionar las aplicaciones que queramos guardar lo tendremos que hacer desde el propio dispositivo. En la parte inferior vemos las aplicaciones instaladas en el dispositivo que estamos usando en este momento, en este caso el iPhone, y cuánta memoria consume cada una en iCloud. Si queremos ver qué documentos o ficheros almacena cualquier aplicación, pulsando sobre la flecha que hay en ellas los veremos, pudiendo borrar de forma individual los que no queramos guardar en la copia de seguridad. Haciendo esto no borraremos el documento de nuestro dispositivo, sólo lo borraremos de iCloud.

Otras aplicaciones para tu iphone

¿Qué es una base de datos relacional?

Evidentemente una base de datos no es ni un armario con baldas ni un archivador. Su utilidad es la misma: guardar algo de una forma más o menos ordenada de manera que nos sea fácil volver a sacarlo, pero en vez de para almacenar objetos, una base de datos está diseñada para manejar información, o lo que es lo mismo: textos (un nombre, un e-mail, una dirección), fechas (de nacimiento, de registro en una web) y números principalmente.

En este artículo hemos añadido la coletilla “relacionar y es un matiz importante ya que si bien la mayoría son relacinables y en esta web nos centraremos en ellas, existen muchos otros tipos de bases de datos: documentales, multivalor, de tipo clave-valor, etc.

El modelo relacional fue formulado en los años 70 por Edgar Frank Codd y simplificando mucho establece que una base de datos está formada por los siguientes elementos.

Tablas

Ampliemos nuestra abstracción y pensemos que una base de datos es una habitación llena de armarios. Pues bien, cada uno de éstos es una tabla.

Esto implica que toda la información está almacenada en ellas y por lo tanto son el elemento fundamental de una base de datos.

Campos o columnas

No todos los armarios (tablas) tienen por qué ser iguales: unos tendrán más baldas, otros menos pero más grandes, etc. en función de los artículos que se vayan a guardar.

En una base de datos estas baldas son las columnas de las tablas. Cuando se crea una, aparte de darle nombre, es imprescindible indicar qué columnas la forman.

Registros

Simplificando mucho también, un registro es el objeto que guardamos en un armario en concreto.

Para poder almacenarlo debe encajar en alguna de las baldas. Es decir, nunca podremos guardar una televisión en la balda del azúcar ni a la inversa.

Por lo tanto los registros son las filas, cada una de ellas compuesta de una o varias columnas con números, textos, etc. que almacenaremos en la base de datos para recuperarlos después.

Relaciones

Las relaciones son el concepto más complejo de entender y dado que son difíciles de extrapolar al mundo real, lo más sencillo es que lo veamos con un ejemplo del modelo relacional.

Pensemos en una base de datos donde queremos almacenarla lista de vehículos délos que dispone una empresa de renting. Supongamos que por cada uno de ellos queremos conocer la matricula, marca, el modelo, la cilindrada, el consumo mixto y los kilómetros recorridos.

El modelo relacional nos permite evitar esta duplicidad de información mediante el uso de relaciones. En este caso lo ideal seria separar los datos concretos de los vehículos (matricula, modelo y KM) de los propios de los modelos (marca, cilindrada y consumo).

Las dos tablas estarían relacionadas por la columna “MODELO” de manera que si queremos conocer las características generales de un vehículo, nos bastaría con acudir a la tabla de modelos de coches.

Para comprender la utilidad de esta separación piensa en una empresa de renting que tuviera 1.000 vehículos en su flota. Si la información no está separada, cada vez que diesen de alta un nuevo vehículo tendrían que acordarse de las características generales.

Segregando la información el proceso de almacenar los modelos es mucho más sencillo ya que no sería necesario conocer ni la cilindrada, ni el consumo, ni la marca.

Restricciones

Piensa en una restricción (CONSTRAINT en inglés) como en una norma que nos obliga o nos prohíbe hacer algo a la hora de guardar datos. Las hay de varios tipos y son fundamentales para poder almacenar y recuperar información de nuestra base de datos.

Las más importante y la única con la que trabajaremos a lo largo del curso es la denominada “Clave Primaria” (PRIMARY KEY o simplemente PK). Piensa en esta clave como en el nombre único de cada uno de los registros.

¿Cuál es la columna con la que podemos identificar de forma univoca a cada uno de los coches de la empresa? Efectivamente: la matricula. Es única para cada coche y no varia, siendo éstas dos de las tres características principales de una clave primaria.

La tercera es que no puede repetirse dentro de la misma tabla, es decir, no pueden existir dos filas con la misma clave primaria ya que de lo contrario no tendríamos forma de identificar cada uno de los registros.

Resumiendo

Has aprendido que a grandes rasgos una base de datos relacional no es más que un conjunto de tablas que se relacionan entre sí.

Cada una de las tablas están formadas poruña o varias columnas y son el lugar donde se almacenan los datos, esto es, números, fechas, textos, imágenes, etc.

Finalmente has aprendido que podemos establecer restricciones (CONSTRAINTS) para controlar la información que guardamos.